9 oct. 2011






Si de veras tienes la compasión del Espíritu Santo, el amor de Dios y el amor de Cristo en tu corazón, ¡serás como Jesús! ¡Y si quieres saber cómo es Jesús, no tienes más que leer los Evangelios! ¡Son maravillosos!

En la Biblia dice que Jesús iba por todas partes haciendo el bien, ¡tratando de hacer volver a los hijos de Dios a la adoración del verdadero Padre; de hacer regresar a Sus corderitos al único y genuino redil del Gran Pastor y al camino de la simple verdad, del amor y de la paz, al verdadero Reino de Dios! (Hechos 10:38)

¡Estudia los Evangelios y verás cómo actuaba Jesús! ¡Estudia al Maestro Principal! ¡Que sólo hablaba de amor y de compartir y que sólo vivía para ello! ¡Que vino por amor, vivió con amor y murió por amor, para que nosotros pudiéramos vivir y amar eternamente!

Las Palabras de Jesús llenan las páginas más hermosas, inspiradas y alentadoras de la Biblia. Fue casi siempre un pacificador. Si no les gustaba Su mensaje, no los forzaba a aceptarlo. Era todo voluntario, todo "si alguno quiere". Jesús era paciente, afectuoso, amable, compasivo y misericordioso; siempre amaba y guiaba a los demás, sin empujar ni obligar a nadie, y siempre alimentaba, animaba y fortalecía a Sus corderitos.
Señor, Tú eres el mayor de todos los ejemplos de humildad y misericordia. ¡Ayúdanos a ser como Tú, Jesús!

Imagen tomada de videoclipscristianos.com

2 feb. 2011

La Certeza de lo que se espera!!!




Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Algunos creen que vivir por fe quiere decir vivir de nada, o vivir para nada, o con nada. ¡Pues están equivocados! ¡Vivir por fe significa acompañar de acción a las oraciones! ¡Significa hacer el máximo posible, dando prioridad al trabajo, y orar intensamente, dando prioridad a la oración! La fe verdadera no es pasiva. ¡Con ella se ponen las creencias en acción!

¡Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos y a los que no pueden hacerlo, pero no ayuda a los que se pueden ayudar y no lo hacen! Se rige por el principio de que "todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" (Gál.6:7). ¡El éxito llama al éxito, y Dios bendice a los que son fructíferos y a los diligentes, a los que se esfuerzan, a los que confían y obedecen de verdad! Él siempre recompensa con creces la dedicación, la diligencia y la fidelidad. Si hacemos todo lo que podemos, Dios hará todo lo que Él pueda por ayudarnos.

En cualquier caso, no practiques una de esas religiones de inactividad, ¡practica una de hacer todo lo que sea necesario, todo aquello por lo que tengas fe! ¡Que la tuya sea una religión de "hágalo usted mismo"! ¡Haz lo que sabes que puedes hacer, y Dios hará lo demás!

19 ene. 2011

No os afanéis... Vive Hoy!!!!!!







¡Es para hoy que necesitas tener fe!

¡Es para hoy que Dios te ha dado fortaleza!
¡"Como tus días serán tus fuerzas"! (Deut.33:25)

Dios te da ungimiento para el momento y gracia para las dificultades, en el momento preciso y cuando sea necesario, ¡nunca antes! Hoy no necesitas tener fe para el día de mañana. ¡Si confías en Dios y tienes fe estarás seguro de que tu Padre Celestial te ama y de que se encargará de ti y de los tuyos!

Jesús dijo: "No os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán" (Mat.6:34). ¡No te preocupes más por el mañana! ¡Es un mandato! No es algo optativo. No es un buen consejo cualquiera: ¡es una orden! Cuando el día de mañana haya llegado, ¡Dios se encargará de todo!

"A mí no me importa el mañana. Es cosa de mi Salvador. Me falta aún la fuerza y la gracia, no quiero la preocupación." "Dulce es confiar en Cristo y en Su Palabra fiel, descansar en Sus promesas porque así lo ha dicho Él. Oh Jesús, jamás me fallas, cada día te amo más.

¡Oh Jesús, Jesús mi amigo, dame fe para confiar!"