9 oct. 2011






Si de veras tienes la compasión del Espíritu Santo, el amor de Dios y el amor de Cristo en tu corazón, ¡serás como Jesús! ¡Y si quieres saber cómo es Jesús, no tienes más que leer los Evangelios! ¡Son maravillosos!

En la Biblia dice que Jesús iba por todas partes haciendo el bien, ¡tratando de hacer volver a los hijos de Dios a la adoración del verdadero Padre; de hacer regresar a Sus corderitos al único y genuino redil del Gran Pastor y al camino de la simple verdad, del amor y de la paz, al verdadero Reino de Dios! (Hechos 10:38)

¡Estudia los Evangelios y verás cómo actuaba Jesús! ¡Estudia al Maestro Principal! ¡Que sólo hablaba de amor y de compartir y que sólo vivía para ello! ¡Que vino por amor, vivió con amor y murió por amor, para que nosotros pudiéramos vivir y amar eternamente!

Las Palabras de Jesús llenan las páginas más hermosas, inspiradas y alentadoras de la Biblia. Fue casi siempre un pacificador. Si no les gustaba Su mensaje, no los forzaba a aceptarlo. Era todo voluntario, todo "si alguno quiere". Jesús era paciente, afectuoso, amable, compasivo y misericordioso; siempre amaba y guiaba a los demás, sin empujar ni obligar a nadie, y siempre alimentaba, animaba y fortalecía a Sus corderitos.
Señor, Tú eres el mayor de todos los ejemplos de humildad y misericordia. ¡Ayúdanos a ser como Tú, Jesús!

Imagen tomada de videoclipscristianos.com