29 jun. 2010

"¡ De que tamaño es tu FE!"




¡Si tu fe es débil es porque débil es también tu conocimiento de la Palabra! ¡El mejor remedio para las dudas es la Palabra! En la Biblia dice: "¡La fe viene de oír la Palabra de Dios!" (Rom.10:17) Esa es la ley de la fe. Si piensas: "¡Ay, Dios mío, cuán poca fe tengo!", es porque no conoces la Palabra. ¡Porque la fe viene de la Palabra! La fe nace y crece de escuchar la Palabra de Dios. No es ningún estallido repentino. Es algo que se construye estudiando fielmente la Palabra de Dios.

Dios hasta te da la fe para creer en Su Palabra. Él es el "autor y consumador de nuestra fe" (Heb.12:2). ¡La fe no es algo que, a base del esfuerzo y la fortaleza personal, uno pueda elaborar, controlar o perfeccionar! Aceptar la fe por medio de Su Palabra es obra de la gracia de Dios. La parte que a uno le toca es simplemente la de aceptarla.

Por favor, ¡no olvides Su Palabra, porque es alimento para el alma y te da fuerzas para la lucha! ¡Lo que nos hace fuertes es la Palabra del Señor, por medio de Su Espíritu y con Su amor! Señor, ayúdanos a vivir inmersos en la Palabra de Dios, cimentados en ella. La Palabra hará crecer tu fe.

¡La fe se edifica sobre la Palabra! ¡Léela con oración y pídele a Dios que aumente tu fe! ¡Lo hará! ¡Él nunca falla! ¡Él siempre responde al corazón sediento!


¡Que Dios te bendiga y te ayude a encontrar fe!

24 may. 2010

Errores, Faltas y Defectos!




¡Lo mejor que podemos hacer con los defectos, faltas, errores y debilidades, es verlos y reconocerlos sinceramente, y entonces intentar superarlos de algún modo!
Cuando nos equivocamos, Dios no nos desecha sin más. ¡Si fuera así, ya nos habría desechado hace mucho tiempo, considerando la cantidad de errores que cometemos! ¡Simplemente nos indica la manera de corregirlos y nos anima a seguir intentando!

Todos tenemos debilidades, todos nos equivocamos, pero la mejor manera de ayudarnos a nosotros mismos es afrontar la realidad. ¡Tenemos que estar dispuestos a abrir nuestro corazón y a desnudar el alma ante el Señor y nosotros mismos, a vernos tal como somos en realidad! ¡Debemos pedirle al Señor que nos ayude a ser sinceros con nosotros mismos y a vernos como Él nos ve!

¡Si somos capaces de reconocer sinceramente nuestros problemas, podremos entonces combatirlos!

¡Gracias, Señor, porque estamos aprendiendo y todavía estamos aquí a pesar de nuestros errores, faltas y defectos!

¡Sabemos que es únicamente gracias a Ti! ¡Tú nunca fallas!

6 may. 2010

¿Qué desea tu corazón?



¡Si te deleitas en el Señor y en Su servicio, Él ha prometido que te concederá las peticiones de tu corazón! (Sal.37:4)

Nada es demasiado para los hijos obedientes de Dios. Si le complacemos, no sólo recibimos todo lo que necesitamos, sino, generalmente, también lo que deseamos, y aún más de lo que necesitamos, "¡mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos!" (Efe.3:20)

El Señor está dispuesto a hacer cualquier cosa por nosotros y a darnos todo lo que nos resulte beneficioso. ¡Pero Él no siempre nos lo da todo, porque no siempre es bueno para nosotros! ¡Ya lo intentó antes con los hijos de Israel! ¡En varias ocasiones les concedió los deseos de su corazón, cuando no era bueno para ellos, pero envió pobreza a sus almas! (Sal.106:15)

Señor, Tú dijiste que si pasábamos la prueba, poniéndote a Ti en primer lugar y deleitándonos en Ti y en los Tuyos ante todo, entonces Tú nos confiarías otras cosas, todo lo que necesitáramos e incluso deseáramos, ¡porque ya no se interpondrían entre Tú y nosotros! ¡Cuando algo nos sea provechoso, dánoslo, Señor, y si algo no nos haría bien, por favor, aléjalo de nosotros! En el nombre de Jesús. ¡Amén!

9 abr. 2010

¡Sal a Navegar!





Hay mucha gente que dice: "¡Si no lo veo no lo creo! ¡Hay que ver para creer!" ¡Pero la fe no es así!
¡Para el cristiano, creer es ver! Dios quiere que primero confiemos en Él y creamos, y luego veremos la solución.

Nos hace pasar por un periodo de fe, de creer y confiar, para ver si de veras lo amamos y estamos dispuestos a confiar en Él. ¡Quiere ver si es verdad que tenemos fe! Aprecia mucho que tengamos fe para creer lo que no vemos.

¡No podemos esperar que Dios nos dé fe para enfrentar las circunstancias si estamos mirando las olas, fijándonos en nosotros u observando las condiciones en vez de poner los ojos en Dios! El hombre dice: "Quédate anclado en puerto. ¡No intentes lo imposible, o te hundirás!" Dios dice: "¡Sal a navegar! ¡Echa las redes y Yo te daré una pesca tan grande que no podrás contenerla!" El hombre dice: "¡Mira en qué condiciones está tu barca! ¡No puedes hacerlo!" Pero Dios dice: "¡Mírame a Mí!" "¡Para los hombres es imposible, mas para Dios nada es imposible, y al que cree todo le es posible!"

(Luc.5:4-9; Mat.14:29-31; Luc.1:37; Luc.18:27)

"¡Pon los ojos en Jesús, Sus promesas son verdad! ¡Pon los ojos en Jesús, Su Palabra no fallará!"

17 mar. 2010

¡Venid a Mí!




Todos en algún momento nos hemos sentido fatigados, desesperados, con ganas de salir corriendo y si lo hacemos llegamos a un callejón sin salida y terminamos peor que como al principio peeeeero

Jesús dijo: "Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar. Llevad Mi yugo sobre vosotros y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas; porque Mi yugo es fácil y ligera Mi carga" (Mat.11:28-30).

El Señor dijo: "Mi yugo es fácil y ligera Mi carga", pero puso una condición: "¡Venid a Mí!" Cuando te sientas agotado por las tensiones de esta vida podrás volar hacia Dios en las alas de la oración y la fe, y hallar allí el alivio que sólo Él puede darte. ¡Él sabe qué es lo que más necesitas! Descanso, paz e intimidad con Él, y el alimento de Su Palabra. "Y hallaréis descanso para vuestras almas". Muy pocos entienden que el alma es un cuerpo y su espíritu (Gén.2:7). ¡Si no descansas en el Espíritu, agotarás tu cuerpo!

Jesús incluso llegó a decir de sí mismo: "Soy manso y humilde de corazón" si leíste bien *hu-mil-de* "y hallaréis descanso para vuestras almas". Si eres manso y humilde de corazón, hallarás descanso para tu alma, ¡porque Su yugo es fácil y ligera Su carga! ¡Toma Su yugo! ¡No el yugo de este mundo, ni tu yugo personal, sino el yugo del amor de Jesús y Su carga de amor por los demás!

Bendiciones!!!

3 mar. 2010

Al Borde del Precipicio?




Cuando todo va mal y parece contrario a la Palabra y a lo habitual, sólo los que tienen gran fe pueden decir como Job: "¡Aunque Él me matare, en Él confiaré!" (Job 13:15) Si bien el Señor permitió que el Diablo casi lo matara, a pesar de ello Job no cedió ante el Diablo, ¡ni siquiera ante su esposa, que le decía que maldijera a Dios y muriera! ¡Siguió confiando y obedeciendo! ¡Y por ello resultó doblemente bendecido y vive eternamente!

Pero muchas personas desfallecen cuando van rumbo a la victoria. Se debilitan, se cansan y se dan por vencidas. Flaquean justo antes del momento decisivo. "Padecen muchas cosas en vano" (Gál.3:4). ¡Sufren mucho, y luego se quedan sin la victoria! Se rinden con demasiada facilidad, como Esaú, que menospreció su primogenitura y se contentó con algo que podía ver y creer fácilmente, en vez de algo que no podía ver y para lo que necesitaba mucha fe (Gén.25:33-34).

Por eso, cuando las cosas se pongan muy negras, ¡no mires abajo! ¡Mira hacia arriba! ¡No tengas miedo, ten fe! ¡Sigue creyendo y obedeciendo pase lo que pase! No pongas cara larga, no murmures ni te desalientes; alaba al Señor y agradécele por fe todas las gloriosas victorias futuras, aunque no las puedas ver todavía. ¡Mañana te alegrarás de haber confiado en Él!

5 feb. 2010

La Llamada!





Te ha pasado en alguna ocasión suene tu celular y la llamada sea de un número desconocido? Y como ese número no está registrado en tus contactos no quieres contestar, aun cuando esa llamada puede ser la más importante de tu vida, pero como saberlo? Muchas veces Dios va usar otras personas como operadora, para pasarte la llamada y hablarte de él, claro la otra persona es a quien le corresponde levantar ese teléfono pues no podemos obligarlos.


Quizá sea difícil para ti, pero para Dios no hay nada imposible Mateo 19:26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible. Si el Señor a puesto en tus pensamientos hablarle a una persona de su palabra nunca dudes pues siempre va respaldarte pero tienes que prepararte con palabra, ayuno y oración y veraz lo maravilloso que puede ser llevar a una persona al arrepentimiento y aceptar la llamada de Cristo.

Apocalipsis 3:20 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Tú que tienes la oportunidad de leer esto espero sea de Bendición esta reflexión, “No te quedes sin señal” Estas a tiempo de abrirle tu corazón a Dios y vivir “Bajo su cobertura” ninguna compañía de celulares te dará un mejor servicio.
Bendiciones!!!!

21 ene. 2010

Todo en su Tiempo!




Dios responde todas las oraciones, aunque no siempre de la manera esperada.

Rara vez Dios tiene prisa o está apurado, lo cual se ve en Su Creación: demora en hacer un bebé, una flor, un árbol o un atardecer, o incluso una brizna de hierba.

No se puede apurar a Dios.

Hay que aguardar a que llegue el momento determinado por Dios. A veces Dios demora la respuesta a una oración hasta que hayas aprendido algo que Él quiera enseñarte. O a veces espera hasta que se produzcan las condiciones propicias para el resultado que quiere lograr. Como en el caso de aquel hombre de la Biblia que era ciego de nacimiento. Tuvo que ser ciego toda su vida para que todos lo supieran, y así, al llegar cierto día Jesús y sanarlo prodigiosamente, Dios fuese glorificado (véase Juan 9). En ciertos casos, tal vez transcurran años hasta que sepas por qué Dios no respondió del modo que esperabas, o cuando se lo pediste, ¡pero el día llegará, y sabrás que Dios actuó acertadamente!

¡Espera en el Señor!

¡La oscuridad más densa es antes del amanecer, y la mayor desesperación ocurre justo antes de la Salvación! ¡La más profunda desesperanza ataca justo antes de ser rescatado! Por eso, no dudes ni por un instante de que Dios te contestará. ¡Ya verás que lo hace! ¡Confía en Él y dale gracias por la respuesta, aunque no la veas de inmediato! ¡Después te alegrarás de haber confiado en Él!

Eclesiastés

3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
3:3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;
3:4 tiempo de llorar, y tiempo de reir; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;
3:5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;
3:6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;
3:7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;
3:8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.
3:9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?
3:10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él.
3:11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

12 ene. 2010

Quiero ser como Niñooooo!!!!!!





Nadie puede entender del todo a Dios.

Es imposible, porque Él dice: "Mis caminos están por encima de los vuestros. Como son más altos los cielos que la tierra, así son Mis caminos más altos que vuestros caminos, y Mis pensamientos más que vuestros pensamientos." (Isa.55:9)

¡Así que no intentes explicar a Dios! ¡No trates de entenderlo! ¡Olvídate de querer descubrir cómo funciona, descomponerlo y analizarlo! ¡Acepta simplemente las cosas por fe!

Jesús trató de simplificar las cosas. Dijo: "Si no te haces como un niño, no entrarás en el Reino de los cielos." (Mat.18:3) ¡Un bebé es un magnífico ejemplo!

Un niño pequeño entiende a Dios mejor que la mayoría de los adultos. ¡Aun antes de aprender a hablar, entiende el amor, que es lo más sencillo y a la vez lo más profundo del mundo! Pero, ¿qué bebé entiende a su padre o a su madre, su propio nacimiento, o los secretos de la vida? ¡Simplemente siente que lo aman, lo acepta y lo recibe!

¡Es tan sencillo que muchos no pueden creerlo! ¡El amor de Dios, como el de cualquier padre, es así de sencillo! No es más que una cuestión de fe. Es imposible entender plenamente a Dios y Su amor.

¡Pero sí es posible aceptar a Dios y amarlo!

By Jonathan y Claire.

6 ene. 2010

Cual es tu Ruta?




Así como no deberías emprender viaje sin llevar un mapa, tampoco deberías tratar de hallar tu camino en la vida sin contar con instrucciones.

Cuando viajas por una carretera, lo único que ves es lo que te rodea. Pero si te fijas en el mapa y tienes confianza en él, también puedes ver de dónde viene la ruta, al margen de dónde hayas empezado tu propio recorrido. Y aunque nunca hayas estado en el lugar al que te diriges ni hayas viajado antes por esa ruta, puedes saber con certeza dónde termina. ¡Pero si no te detienes a estudiar el mapa, podrías perder muchísimo tiempo, o incluso la posibilidad de llegar a destino!

¡Así como para llegar a tu destino tienes que leer el mapa, estar convencido de su veracidad y seguirlo, igualmente con la Palabra de Dios, si crees que se aplica a ti, si la lees y obedeces, terminarás en el Cielo! ¡Sin duda! ¡Inevitablemente!

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.


Sigue la hoja de ruta y sabrás adónde te diriges. ¡Dios lo ve todo! ¡No sólo sabe dónde estás en este preciso instante, y de dónde vienes —tu pasado—, sino también adónde vas!

¿Lo sabes tú?

¡Puedes averiguarlo!

Escrito por: Jonathan y Claire